Hacia un nuevo federalismo, Oaxaca convoca a la unidad: Francisco Ángel Maldonado Martínez*

no me veras

La pandemia que enfrentamos ha tenido varios efectos no deseados. En principio, estos efectos se concentran en las crisis sanitaria y económica, pero es posible afirmar que se está sumando a éstas una crisis política, que profundiza las diferencias y que debe ponerse en perspectiva con la situación actual que atraviesa México. Una noticia ha marcado la agenda pública de los últimos días: la salida de 10 gobernadores de la Conferencia Nacional de Gobernadores, un órgano colegiado que fue creado en 2002 como contrapeso al primer gobierno de alternancia en la Presidencia de la República, el de Vicente Fox. En aquel entonces, había una necesidad de articular demandas desde el plano local para sensibilizar al primer presidente panista de que su visión vertical no era la visión de los estados. El experimento fue exitoso, al paso de los años este espacio se consolidó hasta ser parte de la vida pública de México.

La semana que terminó Grupo Expansión convocó a un foro titulado “Hacia un nuevo federalismo”, en el que participaron los gobernadores de Oaxaca, Alejandro Murat; de Guanajuato, Diego Sinhue, y de Chihuahua, Javier Corral, junto con el especialista Sabino Bastidas, editorialista de “Es la hora de opinar” en Foro TV. Este foro fue una oportunidad para repensar la relación entre la federación y los estados, en medio del debate que ha suscitado la salida de los gobernadores que hoy integran la Alianza Federalista, un espacio que se propone una agenda distinta a la de la Conago, si bien ésta no desaparecerá, pues conserva en sus filas al mayor número de gobernadores del país. El webinar ofreció las visiones particulares de los mandatarios y también los puso a prueba al contrastar opiniones en torno al Gobierno del presidente López Obrador.

Vale la pena retomar algunos comentarios vertidos en el foro de Expansión por el Gobernador Alejandro Murat, quien puso sobre la mesa una visión desde el Sur-Sureste, la región históricamente más marginada y de mayores desigualdades. Para nadie es secreto que concentra la mayor biodiversidad y un gran potencial de recursos, pero ha estado en desventaja respecto al Centro y Norte del país. Murat Hinojosa señaló que la Conago nació en el marco del cambio de gobierno de un partido a otro y por la necesidad de tener un espacio de conversación federalista. Es indiscutible que ha contribuido a tal propósito. Pero nuestro gobernador también subrayó una pregunta que muchos olvidan y que es el punto de referencia respecto a este tema: ¿Qué sistema político es el que hoy rige al país? Es un sistema presidencial. De ahí que cualquier modificación dependa de los grandes liderazgos tanto en la Presidencia como en el Congreso federal, y que la nueva situación se explique porque nadie previó la mayoría absoluta que tendría Morena. Este es el panorama que enfrentan los gobernadores que pertenecen a partidos políticos de oposición. Está claro que las mayorías mandan en las Cámaras, así que la tarea de un buen Gobernador en estos tiempos debería ser buscar equilibrios y conciliar intereses entre los ámbitos nacional y estatal.

El Mandatario oaxaqueño recordó con justicia que en la historia de México el Pacto Fiscal ha rendido frutos. Tan es así que el desarrollo de la industria en un estado como Nuevo León tiene que ver con la llegada del gas. La gran industria llegó porque había energía barata, y este efecto se diseminó por el Norte del país. En una etapa más reciente, el Bajío detonó su desarrollo gracias a una implementación adecuada de fondos de capital y a la atracción de inversión extranjera. Pasó de la economía agrícola a la agroindustria, y después se convirtió en un clúster para la industria aeronáutica. En este punto su visión es equilibrada: tanto los presidentes como los líderes del Congreso han sido importantes para lograr estos avances y, en otras ocasiones, han sido los gobernadores o las alianzas entre ellos. No hay protagonismos sino trabajo en equipo.

En lo que respecta a la relación actual de la federación con el estado de Oaxaca, Murat Hinojosa señaló que “estamos entusiasmados porque estamos viendo frutos importantes; tenemos una inversión que supera los 10 mil millones de pesos en infraestructura y por eso estamos creciendo al tres por ciento anual. Oaxaca ha tenido tres años de crecimiento sostenido que representan un dato inédito en su historia reciente. De fondo hay un proyecto estructural que será un nuevo motor de crecimiento de impacto regional y nacional: el Corredor Interoceánico y una nueva visión de desarrollo en conjunto con la iniciativa privada, que se consolidó a partir de la firma del Pacto Oaxaca”.

Si bien en los primeros años de su gobierno se remontaron las condiciones de conflictividad social y hubo un giro de 180 grados en la narrativa del desarrollo de Oaxaca, también es cierto que la crisis generada por la pandemia supone un reto enorme que solo se puede superar mediante la suma de esfuerzos. En este punto, el Gobernador hizo un análisis en el que sobresale su formación como internacionalista. Se refirió a la coyuntura actual como un evento inesperado que demanda un uso intensivo de recursos, en el que los estados deben innovar. Y es que el entorno internacional es cada vez más complejo pues se mantiene la guerra comercial entre China y Estados Unidos y la caída de los precios del petróleo ha alterado la confianza en los mercados. Frente a este panorama de incertidumbre, recordó que cuando se creó la Unión Europea, también se crearon dos grandes fondos: los fondos compensatorios de pobreza para garantizar un piso mínimo de bienestar, y los fondos de desarrollo regional, por estado o por región. Un ejemplo de que puede haber acuerdos básicos sobre lo fundamental, y también pueden existir alianzas para el desarrollo de acuerdo con las condiciones y objetivos de cada estado. Una ruta de lo que podría suceder en el país al repensar el federalismo.

Frente a las visiones excluyentes de país, que tienen que ver inevitablemente con las condiciones de ventaja obtenidas en el pasado, vale la pena retomar la visión desde el Sur-Sureste que presentó el Gobernador Alejandro Murat. La convicción es que el desarrollo asimétrico se debe compensar. Frente a un panorama de mayoría absoluta de un nuevo partido en el poder, la apuesta debe ser a encontrar coincidencias en los estilos de gobernar. En esta dimensión cualitativa, el Mandatario oaxaqueño ofreció un dato: El presidente López Obrador ha visitado 16 veces Oaxaca, lo que significa que el 10 por ciento de su gobierno ha estado entre nosotros. Y una conclusión: En las visitas del presidente se generan las condiciones, sin que los foros sean imprescindibles. La mística ha sido promover la coordinación y evitar el conflicto. Bajo esta lógica, hoy Oaxaca se suma a un nuevo federalismo, pero sin divisionismo. Es la apuesta de un jugador inteligente, consciente de que los equipos son los que ganan campeonatos. Más que nunca, la situación lo amerita.

@pacoangelm

Comments are closed.