¿Fase 3? El complicado caso de Gatell y López Obrador: Jorge Luis Díaz

no me veras

Ayer con Denise Maerker, el subsecretario Federal Hugo López-Gatell dijo que Tamaulipas no ha actualizado la información en su plataforma nacional y a ello se debe la variación de datos respecto a los difundidos por esa entidad -uno de muchos estados que no están de acuerdo en las cifras-.

Bueno, pues la Secretaria de Salud de Tamaulipas ha aclarado al subsecretario Gatell, que la plataforma Federal de salud, no permite subir los resultados de laboratorios particulares aun cuando son avalados por el Instituto de Diagnóstico y Referencia Epidemiológicos.

Al respecto, hoy me preguntaba: ¿Aparte de desinformar a la población, o en su caso, informar a medias, qué otras acciones ha realizado el gobierno Federal en medio de esta pandemia, a cargo de López Obrador y López-Gatell?

No lo tengo muy claro.

Las conferencias de las 7p.m., y las mañaneras del Presidente sólo son diagnósticos. Puras "actualizaciones" sobre cómo va evolucionando el virus, pero fuera de eso, nada relevante. Hoy se actualizó la fase de la epidemia a nivel 3, pero ¿qué medidas se anunciaron con eso? Ninguna.

Ayer, en la misma entrevista con de Maerker, ésta le preguntó a Gatell sobre cuáles acciones tomaría el gobierno Federal en el caso de la Fase 3. Gatell se limitó a decir que compete a los estados. ¿En serio? Veo otros países que han implementado acciones contundentes desde sus gobiernos federales y sus congresos, pero aquí, en México, ¿compete a los estados? Bien tienen razón los gobernadores en desear una nueva Convención Nacional Hacendaria, pues los estados producen y la federación se lo gasta.

Como decía, veo que los diagnósticos han sido la constante en lo que va de este gobierno, pero ¿y las acciones?

Digo “diagnósticos” porque no hemos visto acciones concretas en relación al Covid-19, de hecho, la mayoría lo han hecho otros, veamos ejemplos:

  1. Hay gente que ha sido consciente y se quedó en su casa, antes de que así lo decretara el gobierno Federal, pero hay gente que sigue en las calles. El ambulantaje funcionando de manera normal, las centrales de abastos, normal; los puestos de la esquina, normal.
  2. Algunas empresas no esenciales siguen trabajando y poniendo en riesgo a sus trabajadores sin que haya autoridad que intervenga.
  3. Empresas que son esenciales no han recibido ningún tipo de apoyo -los créditos del IMSS con intereses a largo plazo no son muy redituables que digamos-. Por otro lado, el presidente mencionó que darán créditos a formales y a informales. ¿Créditos al sector informal? ¿Cómo? ¿De qué me perdí? ¿Aparte de que no pagan impuestos se les darán apoyos? ¿Pues qué no el dinero es lo que le hace falta al gobierno?
  4. Los gobernadores de los estados asumieron las medidas de distanciamiento antes de que el gobierno Federal lo hiciera. Han impulsado la adquisición de pruebas rápidas de Covid-19 -mismas que no están siendo validadas por la Federación-, han realizado compra de ventiladores, han impuesto medidas en el transporte y espacios públicos, han activado apoyos económicos o cancelación de pago de impuestos a las empresas, muchos han declarado la obligatoriedad del uso de cubre bocas, han entregado insumos a hospitales y médicos, y muchos de ellos, han denunciado las cifras que el gobierno Federal no está actualizando.

Por otro lado, hemos visto como los insumos que ha enviado el gobierno Federal a los hospitales, son de mala o nula calidad, vemos a los enfermeros y médicos arriesgando su vida en medio de malas o pésimas condiciones y en medio de un discurso que sólo habla del pasado y tiene un perfecto diagnóstico, sobre el pasado.

Por su parte, proyectos no viables como la construcción de la refinería de Dos Bocas, del Aeropuerto de Santa Lucía o del Tren Maya, siguen en pie, incluso, esos proyectos sí fueron mencionados en la declaratoria de "emergencia sanitaria por causa de fuerza mayor", algo que no existe en la legislación, una argucia legaloide que le aconsejaron al Presidente para no declarar lo que sí está en la Ley Federal del Trabajo: "Contingencia Sanitaria", y que se creó en 2009 debido al virus de la influenza A H1N1, con el fin de dar certeza sobre este tipo de situaciones: los trabajadores se van a casa con salario mínimo pero el patrón está obligado a no despedirlos. Dando y dando.

Pero bueno, ayer veíamos a la bancada de Morena convocar a una reunión de emergencia para aprobar la Ley de Amnistía. Sí, la Ley de Amnistía en tiempos del Covid-19. No abundaré sobre si es correcto liberar o no a personas, pues el tema es profundo, sólo diré que hay que dar al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios.

Lo que sí puedo decir, es que, como se puede ver, este gobierno camina en sentido contrario. La bancada de Morena pudo convocar a una sesión para legislar sobre economía nacional, sobre salud nacional, sobre ampliación de presupuestos extraordinarios, pero no, convocó para aprobar la Ley de Amnistía del César, de Obrador.

Ese hecho me recuerda a lo que hacía Pilatos, cada año previo a la Pascua de los judíos, les liberaba a un prisionero como símbolo de su grandeza, de su "humildad", así fue cuando, sabiendo que Jesús era inocente, prefirió liberarles a Barrabás, un asesino. Al final el "pueblo es sabio", dice nuestro Presidente.

En suma, con todo lo anterior, me sigo preguntado: ¿qué ha hecho el gobierno Federal?

Más allá de las conferencias del doctor López-Gatell, de su magnífica dicción y capacidad del habla. Más allá de las mañaneras de nuestro Presidente y su estrategia de mantener la calma mediáticamente, me vuelvo a preguntar: ¿Qué está haciendo el gobierno Federal en esta crisis?

Jorge Luis Díaz

@CiudadanoCoke

Comments are closed.