CODECI, de la presión y el chantaje al terrorismo: Alfredo Martínez de Aguilar

no me veras

* Con una actitud de marcada cerrazón, el controvertido dirigente del Comité de Defensa Ciudadana (CODECI) pasó de la presión y chantaje tradicional a la realización de acciones de terrorismo.
* La probable comisión del delito de terrorismo, de orden federal, obliga a la intervención de la Fiscalía General de la República y de la Guardia Nacional para garantizar la integridad y vida de los trabajadores.

La terca realidad que finalmente termina por imponerse obliga a los oaxaqueños a no perder la capacidad de asombro al vivir y sufrir inéditas amargas experiencias cada día, mes y año de vida.

La causa es la creciente descomposición económica, política y social, agravada por la anarquía en tanto falta de respeto a la ley por las autoridades y decisión de estas para hacerla respetar.

La radicalización de Juan Torres Pereda, dirigente de CODECI, al privar de la libertad a empleados del Gobierno de Oaxaca en Ciudad Administrativa sienta un precedente sumamente grave.

Con cerrazón, el controvertido dirigente del Comité de Defensa Ciudadana (CODECI) pasó sin exagerar de las acciones de presión y chantaje tradicional a la realización de actos de terrorismo.

La probable comisión de este delito de orden federal obliga a la intervención de la Fiscalía General de la República y de la Guardia Nacional para garantizar la integridad y vida de los trabajadores.

No se puede llamar de otra manera la violación de derechos humanos por la retención masiva de cientos de trabajadores del Gobierno del Estado, muchas de ellas mujeres y adultos mayores.

Por 17 horas, personal al servicio del Gobierno del Estado fue privado de su libertad incluyendo a particulares que acudieron a realizar diversos trámites y de un estacionamiento privado.

Juan Torres Pereda, dirigente del CODECI, sembró el terror al retener a los trabajadores del Gobierno del Estado y agredirlos a pedradas, así como a sus vehículos en el estacionamiento.

Nada importó que las más afectadas fueran mujeres madres de familia con hijos pequeños que requieren de sus cuidados y más aún madres solteras que no tienen quien cuide a sus hijos.

Alrededor de las 2:00 horas de la madrugada de ayer martes fueron liberados empleados de Ciudad Administrativa tomada por integrantes de organizaciones, entre ellas el CODECI.

Al no prosperar sus presiones y chantajes rayanos en actos de terrorismo, Juan Torres Pereda demandó al Gobierno del Estado 1.8 millones de pesos para pagar los gastos de su movilización.

Informado de las carpetas de investigación que se abrieron por la retención de personas, a Juan no le quedó de otra que retirar el bloqueo del complejo de Ciudad Administrativa e irse sin recursos.

Es lamentable ver que el pseudolíder de CODECI Juan Torres Pereda, siga lucrando con la muerte de su hermano, Catarino Torres Pereda, presuntamente ejecutado por el crimen organizado.

Más lamentable resulta, sin embargo, que ni la Policía Estatal Preventiva ni la Fiscalía General del Estado interviniera para evitar la comisión flagrante de diversos delitos por Torres Pereda.

La presión y chantaje inicial era exigir al Gobierno del Estado la liberación de oficios de autorización de obras en COPLADE y que la Secretaría de Finanzas le asigne 20 millones de pesos.

Funcionarios de la Secretaría General de Gobierno han explicado al dirigente de CODECI de amplia y detalladamente que no hay recursos porque hubo un recorte federal de 1600 millones de pesos.

No obstante que por instrucciones del gobernador Alejandro Murat durante prácticamente dos días los funcionarios de la SEGEGO han privilegiado el diálogo, Juan Torres mantiene su cerrazón.

Su pretexto es apoyar a los pueblos y sólo los engaña porque su ambición es tal que impone a sus constructoras para obtener ganancias millonarias y de este dinero no ven nada sus seguidores.

Ha sido expulsado de otras organizaciones sociales por corrupto, por lo que las organizaciones sociales Asamblea de los Pueblos y CODEP, se deslindan de las acciones de chantaje de este sujeto.

Personas engañadas por Juan denuncian que presiona sólo para su beneficio personal y engaña a la gente y a pueblos enteros, muchos ya no le creen, pero otros caen en sus manos por avaricia.

Señalaron que su modus operandi es invadir tierras con paracaidistas y, luego venderlas entre 30 y 50 mil pesos sin importarle si estos terrenos tienen dueño o son tierras de bienes comunales.

Durante las reuniones sostenidas con el Gobierno del Estado y la Fiscalía General del Estado como vil extorsionador Juan Torres Pereda exige cantidades millonarias para no bloquear la ciudad.

Con estos chantajes pretende adjudicarse obras que no tienen ningún sentido social, además de  demandar indemnizaciones por las tierras que el mismo ha invadido en la zona de Valle Nacional.

En varias ocasiones el dirigente de CODECI ha sido exhibido por este tipo de extorsiones al solicitar obras que ya fueron realizadas por los presidentes municipales o por el Gobierno del Estado.

Es tanta su desmedida ambición que ya le fue asignado su “techo presupuestal” 2022 por el COPLADE, pero exige otros 20 millones de pesos más seguramente como aguinaldo navideño.

alfredo_daguilar@hotmail.com

director@revista-mujeres.com

@efektoaguila

 

Comments are closed.