AMLO: “soy indestructible”; bajo costo político para su proyecto: Carlos Ramírez

no me veras

Si los medios extranjeros se asombran del comportamiento político público del presidente López Obrador ante la pandemia, quizá debieran aplicar el modelo Alan Riding, corresponsal del The New York Times en México en los setenta: pensar como mexicanos.

El principal cálculo político del presidente López Obrador se basa en las expectativaspolítico-electorales: en las elecciones de 2021, aún con el partido Morena deshecho en tribus internas, el liderazgo presidencial podrá mantener a su coalición como primera fuerza electoral y ganar diez de las quince gubernaturas en pugna, sobre todo por la ausencia organizativa de la oposición.

El principal cálculo social radica en la posibilidad de que el saldo negativo de la pandemia de Covid-19 sea menor al de la pandemia del H1N1 de 2009, cuyas cifras fueron menores a la sobrerreacción: más de 70 mil infectados y más de mil 100 fallecidos.

El principal cálculo económico radica en las cifras del PIB que no le preocupan porque su objetivo presidencial es consolidar su modelo social de distribución directa de la riqueza y de proyectos de infraestructura pensados como opositor ante circunstancias diferentes. Con todos los datos de que el PIB sería negativo en 2019 –sin pandemia–, mantuvo su estrategia social ajena al desarrollo económico. Al final de cuentas, el PIB es efecto de decisiones de inversionistas privados que suelen dominar al Estado y del enfoque de que los empresarios van a tener que invertir para ganar dinero sin controlar al Estado. El PIB negativo, sería el razonamiento presidencial, afecta más a los empresarios que al gobierno.

Y el principal cálculo personal radica en la convicción de su fuerza de liderazgo. En tresocasiones y ante circunstancias diferentes de presiones opositoras, López Obrador ha repetido una autopercepción: “soy indestructible”. Primero fue en 2003 al responder a los ataques agresivos de diputados por mover el techo de endeudamiento, después fue en plena campaña del 2006 por la guerra provocadora de la oposición: “soy políticamente indestructible”. Y la tercera en febrero de 2018 cuando ya encabezaba las encuestas: “soy políticamente indestructible”. En las tres ocasiones afirmó que su escudoprotector era la honestidad.

De los cuatro cálculos, el del PIB generará más debates por ser una de las variables determinantes de organismos financieros y empresarios. Los tropiezos de 1995 y 2009 provocaron PIB negativo circunstancial y ante eventos no controlados: el colapso político y la devaluación de 1994 y la quiebra de financieras estadunidenses en 2009. Por estrategia centrada en la reactivación, el PIB ser recompuso en 1996 (6.8%) y en 2010 (5.1%), para terminar con promedio anual sexenal de 1.7% con Zedillo y 3.26% con Calderón.

La clave se localizó en la existencia de un modelo de desarrollo funcional al crecimiento económico y pactos políticos y sociales con la oposición y los empresarios. La caída del PIB de -0.1% en 2019 no preocupó al presidente López Obrador y nada hizo para recomponer el rumbo productivo. La prioridad del presidente es su proyecto social –asignaciones directas en efectivo a sectores vulnerables– y su modelo de inversiones –proyectos específicos anunciados desde su campaña de 2006–, pero no el enfoque tradicional de los economistas del desarrollo de visualizar el PIB como un modelo integral de desarrollo.

En este sentido, la recesión económica venía desde el segundo trimestre de 2019 y nopreocupaba al despacho presidencial de Palacio Nacional. En todo caso, todavía falta quizá un par de años más para evaluar el efecto económico de gasto social no productivo y PIB negativo durante los primeros tres años del sexenio. La meta comprometida por el presidente López Obrador fue un PIB promedio anual de 4%, dos puntos abajo del alcanzado en el largo ciclo 1924-1982 y dos puntos arriba del 2% promedio anual del ciclo neoliberal 1983-2018.

Lo que se advierte en el enfoque presidencial del impacto no médico de la pandemia del coronavirus radica en la prioridad de un liderazgo personal que no existió en los terremotos de 1985, careció de prioridad en 1995 y se diluyó en la emergencia médica de 2009. La presencia personal diaria de López Obrador al frente del gobierno en las conferencias matutinas diarias es mayor al daño adicional que pudiera registrarse con mayores infecciones y muertes por el Covid-19.

El saldo real del coronavirus no se verá en las cifras finales de infectados y fallecidos, ni en las encuestas de aprobación, sino en las elecciones legislativas y de gobernador de 2021 en las que el liderazgo de López Obrador y no Morena garantizan la reconfirmación o pérdida de primera fuerza política. Al final, la oposición careció de sentido político en la pandemita para posicionarse como una alternativa.

Política para dummies: La política es el yo del poder.

http://indicadorpolitico.mx

indicadorpoliticomx@gmail.com

@carlosramirezh

Comments are closed.