Agotado modelo político antivirus; urge el Estado: confinar y apoyar: Carlos Ramírez

no me veras

La infección presidencial de COVID-19 marcó el fin operativo de la estrategia política en modo de epidemia para convertirse ya en una situación de emergencia tipo peste. Sin decisiones de Estado para romper las cadenas de contagio y a la espera de alguna vacuna milagrosa en más de 250 millones de dosis en tres meses, las cifras de infecciones y de muertos seguirán aumentando en proporción geométrica.

La imagen del presidente de la república en labores cotidianas sin contagio y sin uso de cubrebocas ofrecía un cuadro de virus más o menos acotado. La infección al presidente de la república, sin importar el grado de peligrosidad, rompió con esa extraterrenalidad simbólica: cualquiera puede ser víctima del virus.

Y si a esa nueva situación de imagen se agregan testimonios y realidades de rebasamiento de la capacidad sanitaria instalada y el aumento de infecciones y muertes, entonces pronto se tendrán retratos de enfermos y muertos en las calles o en los quiciosde sus casas, aunque por ahora hay fotografías de hospitales, morgues y funerarias sincontener el número de víctimas.

Por lo tanto, llegó la hora del Estado. El nivel de afectación social y política provocada por el virus reúne las condiciones para dibujar una crisis de seguridad nacional. La permisividad de finales de año que se aprobó para impedir la quiebra de empresas está pasando la factura con infecciones y muertes por falta de educación y de decisión del Estado para hacer respetar, inclusive, esas reglas laxas. En España, Francia y otros países llegaron a la decisión extrema de seguridad nacional de decretar estados de excepción para disminuir la circulación de personas en las calles. En los EE. UU. de poco servirán los billones de dólares de ayuda del gobierno si no se toman las decisiones de fuerza de imponer restricciones a la circulación de las personas en las calles.

La estrategia gubernamental de atenuar los efectos simbólicos del virus con discursos, señalamientos de vacunas y la invulnerabilidad presidencial agotaron sus posibilidades sobre todo porque no existen condiciones reales en el mercado para acceder a vacunas ni se tiene un verdadero plan de vacunación masiva y el sistema de salud está desbordado.

Los datos revelan que el año 2021 comenzó con una segunda ola dentro de la primera por el aumento de infectados y el saldo diario oficial de víctimas fatales. El segundo problema de la crisis está en la falta de recursos económicos para financiar al actual sistema de salud y de atención de emergencias. La imagen del doctor López-Gatell ha sido aplastadapor la realidad de las cifras: el virus no se puede combatir a periodicazos optimistas.

México debe tomar decisiones radicales de Estado para, en una nueva etapa, contener la expansión del virus y disminuir por ahí las cifras de fallecidos. Y no hay más que dosdecisiones: el confinamiento obligatorio con reglas de penalización estrictas y de manera coincidente el apoyo masivo de fondos públicos para la planta productiva, el empleo y la inactividad económica.

Si no se toman estas medidas extremas, el virus seguirá su avance criminal. Hasta antes de terminar el año los medios revelaban muertes de mexicanos anónimos; ahora esos espacios están desbordados de figuras sociales y públicas reconocidas como víctimas del contagio en diversas formas. El problema no se localiza en que la afectación presidencial sea de “síntomas leves”, sino del hecho de que hasta el presidente de la república fue víctima del COVID-19…, y si él también, entonces nadie está a salvo.

Los datos configuran situaciones de crisis de seguridad nacional del Estado; no sólo por el número de víctimas, sino por el estado de ánimo belicoso de víctimas y familiares y sobre todo del personal médico que ha sido abandonado por falta de recursos económicos. No falta mucho para que las calles comiencen a registrar manifestaciones de protesta de una sociedad acostumbrada al paternalismo estatista que antes resolvía las necesidades sociales.

La situación es de emergencia: sin vacunas en el corto plazo y rebasado el sistema nacional de salud, no queda más que la decisión de Estado de confinar y apoyar para romper la cadena de contagios que está aumentando el número de muertos.

Política para dummies: La política es la toma de decisiones adversas para optar por el mal menor.

El contenido de esta columna es responsabilidad exclusiva del columnista y no del periódico que la publica.

http://indicadorpolitico.mx

indicadorpoliticomx@gmail.com

@carlosramirezh

Canal YouTube: https://t.co/2cCgm1Sjgh

Comments are closed.