2021, inicio de la Primavera Mexicana rumbo al 2024: Alfredo Martínez der Aguilar

no me veras

* Todo parece indicar que las elecciones federales intermedias concurrentes localmente en 15 estados de la República el próximo año 2021, bien podrían ser el  inicio de la Primavera Mexicana rumbo a la elección presidencial de 2024.

* Habitantes de Nuevo León, Chihuahua, Durango, Guanajuato, Coahuila, Jalisco, Aguascalientes, Michoacán, Colima y Tamaulipas apoyan a sus gobernadores y consideran que los ingresos fiscales que generan deben quedarse en sus estados.

Sin ser lineal ni circular, sino elíptica, la historia tiende a repetirse cíclicamente, de tiempo en tiempo, desde que el hombre apareció sobre la tierra, dadas las miserias de la condición humana.

Por soberbia, desmedida ambición, pasiones malsanas, adicciones y perversiones, la actual generación post moderna sigue tropezando con la misma piedra, al olvidar las lecciones de la vida.

Todo indica que las elecciones federales intermedias concurrentes en 15 estados de la República el próximo año 2021 bien podrían ser el  inicio de la Primavera Mexicana rumbo a la presidencial 2024.

Las protestas árabes de 2010-2012, llamadas Primavera Árabe,​ correspondieron a una serie de manifestaciones populares en clamor de la democracia y los derechos sociales en el mundo árabe.

Hartos del autoritarismo y represión de la autocracia gobernante miles de manifestantes en Túnez salieron a las calles para iniciar una revolución que llegó a extenderse en casi todo el mundo árabe.

En la actualidad, Túnez es el único país que se ha acercado a la democracia mientras que otros como Siria se han hundido en sangrientas guerras fratricidas manipuladas por Rusia y Estados Unidos.

La pequeña ciudad tunecina Sidi Bouzid fue el escenario hace diez años del detonante de las masivas repuestas en el país y que se conocen geopolíticamente en el mundo entero como Primavera Árabe.

Tras las manifestaciones, el presidente Zine el Abidine Ben Ali huyó para exiliarse en Arabia Saudí.

A pesar de los enfrentamientos durante varios meses, la transición hacia la democracia fue un éxito.

La Primavera Árabe se extendió a otros países. En Egipto cayó el régimen de Hosni Mubarak tras décadas en el poder. En Marruecos los manifestantes fueron reprimidos por el rey Mohamed VI.

En Libia salieron millones de personas a la calle contra Muamar Gadafi, el dictador fue asesinado tras 42 años en el poder. En Siria, acabaron con Bashar Al Assad después de 15 años en el poder.

Estos movimientos libertarios e independistas se repitieron en Yemen contra Ali Abdullah Saleh; en Argelia contra Abdelaziz Buteflika. En Jordania fue destituido el primer ministro Samir Rifai.

Una década después pareciera que toca el turno a la Primavera Mexicana en las elecciones intermedias de 2021 rumbo a la madre de todas las batallas en las comicios presidenciales de 2024.

Diez gobernadores de la Alianza Federalista demandan un nuevo pacto fiscal para repartir de otra manera los ingresos fiscales en las entidades. La mayoría de sus gobernados les apoya y respalda.

Habitantes de Nuevo León, Chihuahua, Durango, Guanajuato, Coahuila, Jalisco, Aguascalientes, Michoacán, Colima y Tamaulipas opinaron que los ingresos fiscales deben quedarse en sus estados.

Los mandatarios estatales calificaran de “abusivo” el trato que reciben de la Federación, por lo que el presidente Andrés Manuel López Obrador les pidió que consultarán primero con el pueblo.

En Jalisco y Nuevo León, donde los gobernadores Enrique Alfaro y Jaime Rodríguez  organizan las consultas, los entrevistados se dicen a favor que su entidad modifique la relación con la Federación.

La mayoría de los entrevistados consideraron “injusto” que el Gobierno federal se quede con el 80 por ciento de los impuestos y los gobierno estatales y municipales únicamente con el 20 por ciento.

La demanda se fortalece con el mentís de Fitch Ratings, cuyos analistas negaron que las diez entidades federativas inconformes tengan adeudos con la Federación por concepto de impuestos.

La calificadora internacional desmiente, pues, al Presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador, quien afirmó que los diez estados rebeldes deben alrededor de 70 mil millones de pesos.

No es un asunto menor, de ninguna manera, porque la Alianza Federalista está conformada por diez gobernadores a los que están en vías de sumarse cuatro más, lo que representa el 43.75 del país.

Tener en contra casi a la mitad de los 31 gobernadores es un tema que requiere de manera urgente de una solución antes que se convierta en una bola de nieve y, después en una avalancha política.

Dada la creciente y grave polarización que divide y enfrenta a los mexicanos no es exagerado advertir que caminamos a pasos agigantados hacia el precipicio de estallidos sociales regionales.

Un ingrediente no del todo valorado hasta ahora en su real dimensión y riesgosa magnitud son los frecuentes agravios presidenciales hacia generales, jefes, oficiales y tropa de las Fuerzas Armadas.

Cada día trascienden de manera más frecuente y recurrente las denuncias y malestar desde las Fuerzas Armadas, especialmente, desde el Ejército contra el Comandante Supremo de las mismas.

Problema semejante enfrenta el presidente republicano de Estados Unidos Donald Trump al enfrentarse a las agencias y organismos de inteligencia y seguridad nacional civiles y militares.

Prueba de ello, fue la carta abierta de 489 exfuncionarios de inteligencia y seguridad nacional civiles y militares contra el presidente Trump, desvelando la guerra interna en la estructura del poder real.

Tras la publicación de esta carta denuncia la suerte está echada: sacar a Trump y retomar el poder o bien, que gane Trump y profundice la limpia de funcionarios de inteligencia y seguridad nacional.

En unas horas más sabremos si hubo respuesta a la comunidad de los servicios de inteligencia y seguridad nacional civiles y militares al pedir el voto a favor del demócrata Joe Biden y contra Trump.

alfredo_daguilar@hotmail.com

director@revista-mujeres.com

@efektoaguila

 

Comments are closed.