Imposible desarrollo de la entidad sin binomio gobierno – sociedad: Punto Focal

no me veras

El verdadero desarrollo será imposible, si no se construye el binomio entre la sociedad civil y el gobierno; aseveró Mateo Alfredo Castillo Ceja, representante en México de Punto Focal para la Carta de la Tierra, al hablar con Libertad – Oaxaca acerca de las consecuencias que arrojan los desastres naturales a últimas fechas en la entidad.

Al respecto Castillo Ceja, dijo que la responsabilidad en el cuidado del medio ambiente no depende de la voluntad única de los gobiernos, pues la sociedad debe empoderarse para también participar en los temas que conlleven a la creación de políticas públicas que permitan la conservación de este.

El representante de Punto Focal, integrante de la Red Mexicana de la Carta de la Tierra, afirmó que los ciudadanos tienen la obligación de informarse y a partir de ello, exigir los derechos que permitan dar certidumbre a su calidad de vida y desarrollo de la entidad.

Al hablar del papel que juegan las organizaciones dedicas a la protección del entorno ambiental, señaló que éstas no tienen por qué buscar los cobijos institucionales para lograr acciones que fortalezcan sus tareas, pues cuando su trabajo ofrece resultados, se vuelven visibles ante el estado que de forma inmediata se articula a ellas y respalda sus tareas.

“Las organizaciones se forman con objetivos  y visiones propias y a medida que dan resultados, esas organizaciones van teniendo una visibilidad ante los  gobiernos que deben interesarse en el tema, pero si buscamos como asociaciones civiles hacer algo y que el gobierno nos dé  para realizar nuestro trabajo, no vamos a poder avanzar”, dijo.

Mateo Alfredo Castillo, agregó que en sus orígenes las asociaciones civiles tienen como objetivo trabajar de manera independiente y tratar de llenar los vacíos que por las mismas debilidades institucionales existen, por ello a medida de que se logre un empoderamiento ciudadano, se podrá coincidir y coordinar tareas comunes con las instituciones gubernamentales.

“En ese sentido, lograremos también que el gobierno mire y trabaje con la sociedad civil, mientras no exista, el gobierno se irá por la línea directa”, sostuvo.

El activista, aseguró que las políticas públicas en materia ambientalista han funcionado pero su ejercicio ha sido muy débil, en parte porque la sociedad civil no está ejerciendo su derecho a la participación, a la igualdad, a la no discriminación, a la transparencia y al medio ambiente sano.

“Los ciudadanos no hemos exigido esas garantías que nos permiten lograr la sustentabilidad desde el ejercicio del derecho, entonces, si la ciudadanía no lo hace el gobierno se ve en dificultades para instrumentar la política pública”, expuso.

Añadió que hay una debilidad y adormecimiento de la sociedad civil,  misma que quizá tendría que “tocar fondo” para darse cuenta del potencial de su actuación; pues es la única que puede impulsar la verdadera gobernabilidad en un país, por eso es urgente hacer mayores esfuerzos en la educación y formación de una ciudadanía global, que sea cada vez más justa, sostenible y pacífica.

“Para poder exigir al gobierno que respete y cuide de la comunidad y la vida, que mantenga los ecosistemas, que todos los proyectos que genere sean justos social y económicamente y, que sus proyectos obedezcan a los intereses colectivos y no a los particulares, que no generen violencia y que construyan la paz, debemos interesarnos como sociedad en participar  y trabajar como binomio a favor del desarrollo sustentable”,  aseguró.

Expuso que ante la gran debilidad que se observa en materia ambiental, alrededor del país se asumen compromisos serios por parte de algunos integrantes de la clase política interesados en contribuir, como sucede con los diputados oaxaqueños que recientemente avalaron la Carta de la Tierra cuyo afán es promover la transición a estilos de vida sostenibles y a un desarrollo humano coherente.

Sin embargo, apuntó que a este tipo de compromisos habría que ponerles un marco ético para que la población se convierta en observatorio, para que el ciudadano pueda señalar al diputado que aceptó La Carta de la Tierra cuando están omitiendo uno de sus principios.

A ello conlleva el empoderamiento de la sociedad, a que con libertad levanten la mano y señalen cuando algún funcionario, diputado o gobierno impulse un proyecto que no sea justo social y económicamente o que pueda atentar contra los ecosistemas; la educación ciudadana y su decidida actuación e involucramiento en la toma de decisiones permitirán el desarrollo sustentable de su país, puntualizó.

 

Comments are closed.