Boleros piden regresar al Centro Histórico a trabajar

no me veras

Aseadores de calzados que ofrecen sus servicios en el Zócalo y Alameda de León, denunciaron que pese a contar con los permisos correspondientes son tratados como ambulantes por lo que desde hace dos semanas no han podido trabajar.
En este sentido, denunciaron las anomalías que se han realizado en esta zona del Centro Histórico de la ciudad de Oaxaca por parte de los funcionarios municipales.
Refirieron, que a pesar de que forman parte de diferentes organizaciones que están legalmente constituidas y que tienen el permiso del municipio para trabajar como boleros son tratados como ambulantes y fueron desalojados vilmente.
Esta situación los afecta económicamente ya que si de por sí tienen poco trabajo y ahora al negarles poder trabajar en el primer cuadro de la ciudad de Oaxaca son seriamente dañados en su economía porque no pueden obtener el ingreso para sostener a sus familias.
En este sentido, señalaron que fueron desalojados del Zócalo de la Alameda de León a pesar de que llevan más de 20 años trabajando en esta zona y por lo consiguiente han pagado sus derechos y permisos en la tesorería municipal en tiempo y forma.
Narraron que de unos meses para acá el propio municipio les ha puesto trabas para que no paguen conforme a la ley y así puedan tener el pretexto para retirarlos de manera inmediata.
"Por la pandemia del COVID-19 los trámites municipales fueron suspendidos, por lo que la expedición de las hojas de pago de los permisos se encuentran en pausa ante ello le pedimos al Ayuntamiento Capitalino una explicación sobre esta situación y que permita regresar a las áreas de trabajo ya que fueron reinstalados en calles donde existen las condiciones para desempeñar sus labores de limpieza de calzado" expresaron.
Finalmente, dijeron que son cerca de 35 las personas afectadas por el desalojo del Zócalo de la ciudad de Oaxaca, quienes a diario trabajan para mantener a sus familias de manera honrada y no es posible que las autoridades les quiten su fuente de trabajo.

Diana Méndez

Comments are closed.