Sin detención de Vera, no habrá justicia para Malena: Alfredo Martínez de Aguilar

no me veras

* Urge confirmar el presunto nexo con la maña del edil de Jalapa de Díaz y la probable autoría intelectual del ex diputado del PRI Juan Vera en la tentativa de feminicidio con ácido a Malena.
* Los diputados de la LXIV Legislatura tienen la oportunidad histórica de crear el marco legal específico para tipificar y sancionar como delito grave el ataque con ácido a las mujeres.

Antes que buscar una mayoría de la LXIV Legislatura para cesar a Rubén Vasconcelos, Horacio Sosa, debe legislar, tipificar y sancionar el ataque con ácido a las mujeres como delito grave.

El presidente de la Junta de Coordinación Política (JUCOPO) del Congreso del Estado tiene la oportunidad histórica de crear el marco legal específico para sancionar este grave crimen.

No pecamos de ingenuos y no ignoramos que la ejecución del presidente municipal de Jalapa de Díaz es usada por Salomón Jara y los diputados de Morena para apoderarse de la Fiscalía.

“No causan mella las declaraciones de quienes con enorme ignorancia y sin tener idea de lo que dicen forman grupos dedicados a actuar contra las instituciones y contra el pueblo” la Fiscalía

Vasconcelos Méndez desactivará esta perversa maniobra con la detención de los probables responsables intelectuales y materiales de la ejecución del alcalde Arturo García Velásquez.

Urge profundizar las investigaciones y establecer el móvil del asesinato del munícipe cuenqueño y del síndico hacendario, Javier Terrero Olivera, y confirmar su presunto nexo con la maña.

La presunción se fortalece a la luz de la detención con sus policías, previa a su muerte, por la probable desaparición forzada de personas y armas de uso exclusivo de las Fuerzas Armadas.

Por otro lado, a pesar de los avances sustanciales en la investigación del ataque con ácido a la saxofonista mixteca María Elena Ríos Ortiz es indispensable profundizar las investigaciones.

No basta la detención de los presuntos autores materiales, es imperioso confirmar la probable autoría intelectual del ex diputado del PRI, Juan Vera Carrizal, en el ataque a la saxofonista.

Esta hipótesis criminológica y criminalística se fortalece con el nivel intelectual y escolar del padre e hijo detenidos por su presunta autoría material, a quienes entregaron el ácido sulfúrico.

A raíz de las dos detenciones, Vasconcelos Méndez solicitó al Poder Judicial del Estado analizar los datos recabados por la Fiscalía General del Estado de Oaxaca con perspectiva de género.

No falta razón al Fiscal al hacer dicha petición al Juez de Control respectivo porque, ciertamente, “es la única forma de hacer justicia en este caso de extrema violencia contra las mujeres”.

Importante es que Vasconcelos deje en claro que la investigación sigue abierta y “no dejaremos de actuar contra todos, quienes sean, los que estuvieron de alguna forma involucrados”.

“No escatimará esfuerzos para llevar ante la justicia a todo aquel que cometa delitos, principalmente contra mujeres y lo hará siempre cumpliendo las normas del debido proceso, con seriedad y profesionalismo”.

En caso contrario, se fortalecerá la especie que circula en las redes sociales hasta con apuestas, que el empresario gasolinero no será detenido por su poder económico y sus relaciones políticas.

Dañará terriblemente a la Fiscalía y al Gobierno de Alejandro Murat dejar impune al empresario y ex diputado del PRI Juan Vera Carrizal de resultar probable responsable intelectual del crimen.

La Fiscalía del Estado tiene a su favor no solo el presunto señalamiento directo de María Elena a su ex pareja Juan Vera Carrizal, sino los indicios jurídicos de las sábanas de las llamadas telefónicas.

"Eres una puta, una muerta de hambre, sin mí no vas a hacer nada...", le escribía el exdiputado, ha revelado su hermana Silvia, quien ha guardado los mensajes y archivos que se enviaron esos años.

En julio de este año se hicieron la última llamada. Él lloraba y pedía que volvieran. Ella se negó, según ha contado Malena a su hermana desde la cama del hospital y los mensajes de WhatsApp.

"Él era un celoso, la agredía mucho, la insultaba... Y además la seguía, no solo a ella, a mí también, para ver dónde estaba. Eso es lo que expresan los mensajes", ha revelado Silvia Ríos a los medios.

Mientras el ácido destruía su piel, en medio de la agonía en la camilla de una ambulancia, marcó su número. "Fuiste tú. Lo sé", según reveló su hermana Silvia en las investigaciones y a los medios.

El rostro de María Elena Ríos Ortiz, de 26 años, estaba desapareciendo. El químico altamente corrosivo penetraba y destruía sus mejillas, su boca, su cuello, su pecho, sus brazos, sus piernas.

"Mejor me hubiera matado", ha dicho Malena a su hermana en el infierno que vive desde hace tres meses en el Hospital Valdivieso y el Instituto Nacional de Rehabilitación de Quemados de la Ciudad de México.

Los médicos han pronosticado un tratamiento de años para su recuperación, ha perdido un ojo y la movilidad de la mitad de su cara. Le han injertado piel de su espalda que no ha aceptado su cuerpo, en carne viva, según informó el diario español El País.

alfredo_daguilar@hotmail.com

director@revista-mujeres.com

@efektoaguila

Los comentarios están cerrados.