Crisis migratoria porque nadie leyó la Estrategia de Seguridad de Trump: Carlos Ramírez

no me veras

Si para México la migración es un tema de sentimentalismo, de posicionamiento sucesorioy de crisiseconómica y de bienestar, para los EE. UU. es un issuecentralde seguridad nacional. La irrupción masiva facilitadapor México de decenas de miles de migrantes centroamericanos y otros colados de otras naciones prendió la alarmade la estrategia de seguridad nacional del gobierno de Trump.

En diciembre de 2017, a once meses de haber tomado posesión del cargo, el presiden Donald Trump firmó la Estrategia de Seguridad Nacional de los EE. UU. como el ejede su administración. Todo lo hecho en estos poco más de dos años ha sido para reconstruirel poderío estadunidense y el camino ha sido regresar al modelo definido en 1988 por el analista Gore Vidal como el Estado de Seguridad Nacional.

En todo caso, la fallaen la percepción de Trump fue del lado mexicano, donde los enfoques, doctrinas y estrategias de seguridad nacional se borrarona pesar de que la vecindad México-EE. UU. noes comercial ni amistosa, sino estratégicaen términos de la seguridad nacional que señala que la sobrevivenciade México como nación independiente dependeprecisamente de su resistenciaal acoso de Washington.

El error noha sido del gobierno actual. En realidad, el abatimientode la seguridad nacional mexicana fue correlativo a la integracióncomercial comenzada por el gobierno de Miguel de la Madrid y convertida en nueva doctrinade la dependencia geoestratégicapor el Tratado del gobierno de Carlos Salinas de Gortari. Al firmar el Tratado, México decidió eliminarel enfoque de intereses nacionalesy asumir los intereses geopolíticos de los EE. UU. No por menos el embajador de los EE. UU. en México en el periododel Tratado 1989-1993 fue John Dimitri Negroponte, uno de los principales estrategas de inteligencia y seguridad nacional de Washington, agente de la CIA y luego director nacional de inteligencia, jefede operaciones clandestinas de la CIA en América Latina en los convulsos ochenta por la guerrilla insurgente, encargado de la Operación Contraen Nicaragua y embajador de seguridad nacional.

La Estrategia de Seguridad Nacional de Trump nadatiene que ver con el racismo ni con la supremacía blanca –que puede ser un componente secundarioen su represión migratoria–, sino con el regreso de la doctrinade seguridad nacional imperial. Los cuatropivotes de la Estrategia de Trump son: protegeral pueblo americano, la patria y el sistema de vida estadunidense, promover la prosperidadestadunidense, preservar la paza través de la fuerza e imponer la influenciaestadunidense.

El criterio central en materia de migración de Trump agotó el modelo de la generosidady “faro del mundo” para regresar a las fronteras estratégicas y de seguridad, a partir del “derecho soberano a determinar quiéndebe ingresar a nuestro país y bajo qué circunstancias”. El endurecimiento de Trump fue provocado por la decisión mexicana de abrir su frontera sur a caravanas de migrantes con destino a los EE. UU. sinuna estrategia de seguridad y sinatender a los criterios estratégicos estadunidenses.

Entre las acciones anunciadas por la Estrategia estaban: el muro, uso de instancias militares para resguardar la frontera y “el gobierno de los EE. UU. trabajará con sus sociosextranjeros para disuadir, detectare interrumpir el tránsito de personas sospechosasantes de que ingreses a los EE. UU.” Ello implica usar todas las instancias para “identificara las personas que pongan en riesgo la seguridad nacional o la seguridad pública”. De ahí el aviso de que se aplicarían de manera estrictalas leyes migratorias.

Y la crisis que viene después de los migrantes en masa estará en el objetivoestadunidense de desmantelar las organizaciones criminales trasnacionaleso cártelesmexicanos y sus socios sudamericanos que ya están dentrode los EE. UU. Para ello, los EE. UU. de Trump están mejorandola inteligencia estratégica para combatir a los cárteles, un tema que Trump deslizócomo siguiente paso después de la crisis aranceles-migración.

Entre las acciones que vendrán de la Casa Blanca estarán las presiones a México para profundizarsu lucha y persecución contra los líderes de los cárteles y para desmantelar sus infraestructuras, aunque causen efectos violentos en los países originarios de las bandas criminales trasnacionales.

La ausenciaen México de un consejo y de una agencia de seguridad nacional ha llevado a noentender que las relaciones de México con los EE. UU. son estratégicas y de sobrevivencia. La decisión de abrir la frontera sur mexicana y protegerlas caravanas hacia los EE. UU. fue un errorestratégico de seguridad nacional y supondría que nadieen el nuevo gobierno mexicano ha leído la Estrategia de Seguridad Nacional de Trump. Hay tiempo, pero parece que ya es demasiado tarde.

Política para dummies: La política es el arte de desentrañar misterios del poder.

http://indicadorpolitico.mx

indicadorpoliticomx@gmail.com

@carlosramirezh

Los comentarios están cerrados.