Masculinidades positivas para la prevención de la violencia en tiempos de COVID-19: SMO

no me veras

Al participar en el Panel de Diálogo “Las Masculinidades Positivas frente a la Contingencia Sanitaria COVID-19”, cuatro especialistas en el tema coincidieron que el actual modelo hegemónico de masculinidad es insostenible y solo entre hombres se puede construir otro, que contribuya a la prevención de las violencias.

Este encuentro, organizado por las secretarías de las Mujeres de Oaxaca (SMO) y de Seguridad Pública  de Oaxaca (SSPO), a través del Centro de Reeducación para Hombres que Ejercen Violencia contra las Mujeres -cuya línea de emergencia es (951) 503 43 69-, contó con la participación de los especialistas en masculinidades y género Misael Palacios García, Esteban Schmidt Bello, Sergio Zúñiga Ojeda y Oscar Godínez Guzmán.

Al respecto, la titular de la SMO, Ana Vásquez Colmenares, afirmó que los hombres necesitan hacerse cargo de sus masculinidades y orientarlas a la igualdad y la paz, lo que permitirá generar un cambio sociocultural importante, sin brechas de desigualdad que coadyuvan a la violencia contra las mujeres y contra sí mismos.

Durante el evento, que puede consultarse a través de la página de Facebook de la SMO, los participantes señalaron que los hombres siguen siendo los principales responsables de la violencia contra las mujeres, niñas y adolescentes. “Somos parte del problema y de la solución, sí y solo sí, nos hacemos responsables de nuestras violencias, miedos, emociones y de nuestras inseguridades”, agregaron.

Aceptaron que llegar a este nivel de concientización no es fácil, ni se logra de un día para otro, sobre todo ante los imperantes mandatos del machismo y la descalificación social al intentar una deconstrucción personal.

Luego de mencionar -desde una perspectiva de género- las circunstancias en que los hombres han vivido el confinamiento, coincidieron sobre la evidente desvalorización de las mujeres, que no han recibido un reconocimiento justo por los trabajos que realizan en los hogares, sin salario alguno.

“A los hombres se nos educó para no estar en casa y nos cuesta adaptarnos al encierro derivado de la contingencia” afirmaron, al tiempo de señalar que lamentablemente el analfabetismo  emocional los hace reaccionar con violencia en el confinamiento, pues el enojo es su única expresión socialmente permitida.

Finalmente, sugirieron aprovechar la oportunidad del confinamiento para empezar a generar cambios que requieren compromiso y congruencia, cuestionar creencias que ya no son funcionales en el día a día con la pareja, hijas, hijos y amistades, así como desarrollar un sentido crítico.

Los comentarios están cerrados.