El diluvio (político) que viene…: Raúl Castellanos Hernández

no me veras
Ánimo, querido amigo Roberto Molina. Nuestras oraciones y energías están contigo.
La impotencia agobia, nuestros círculos concéntricos de afectos sufren en mayor o menor medida la agresividad del COVID-19; no hay parámetros para prevenirlo y menos para superarlo; los contagios aumentan y aún así hay sectores que se conducen con notable irresponsabilidad. El gobierno de Alejandro Murat hace su parte y en especial él, Alejandro, se conduce con sensibilidad. Nos corresponde a nosotros como sociedad y en lo individual no bajar la guardia.
En este contexto, la política sigue su marcha. Los calendarios electorales avanzan, recién se celebraron elecciones en los estados norteños de Coahuila e Hidalgo, como en los buenos tiempos del “partido casi único” -Salinas de Gortari dixit- el PRI se levantó con “carro completo”; de 16 distritos con elección de diputados, ganó 16. En el de la “bella airosa” como capital, donde se disputaban las presidencias municipales, el PRI obtuvo el triunfo en una notable mayoría.
De inmediato, como si se tratara de respiración de boca a boca, o el reaccionar después de una larga temporada de entubamiento covidiano, los priistas “echaron las campañas al vuelo”, asumiendo que el próximo año se repetirá la historia, lo cual es totalmente inexacto, la historia no es una foto fija y menos lo es el comportamiento electoral.
Casos en sentido inverso los hay múltiples, por citar dos: en el 88 Carlos Salinas, -desde mi punto de vista- perdió la elección frente al Ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas, el Frente Democrático Nacional arrasó literalmente en el Distrito Federal, hoy Ciudad de México. Sin embargo, tres años después, en las elecciones intermedias para la Asamblea Legislativa el PRI ganó todos los distritos electorales, lo cual impidió que Marcelo Ebrard, el Delfín de Manuel Camacho, que iba en el primer lugar de la lista plurinominal para ser el líder, no entrará, se quedó fuera. Caso similar ocurrió en Oaxaca después del 2006, cuando, si mal no recuerdo, Jorge Franco encabezaba la lista pluri y no llegó al Congreso Local porque contra todos los pronósticos el PRI triunfó en todo el estado.
Como se advertirá, en política no hay nada escrito, no hay punto de llegada, solo punto de partida, esa es su esencia si se tiene vocación de alcanzar el poder para servir. En el 2021, además de ser la elección donde más cargos estarán en disputa, será inédita por las condiciones que imponen la pandemia, la crisis económica y el cambio de modelo político que ha convocado inéditas expresiones de rechazo, además de un gran debate en torno a decisiones y políticas públicas impulsadas por el Presidente López Obrador. Además de la inclusión en la contienda electoral de tres partidos que acaban de obtener su registro. Frentes a tales circunstancias nadie en su sano juicio puede cantar victoria, mucho menos firmar actas de defunción.
Aunque como toda regla tiene excepción, quienes parece insisten en darse por muertos en el proceso electoral que viene, son los morenista, bueno, no sus bases militantes ni sus simpatizantes, sino los “grupos de interés” políticos, sucesorios, de negocios y hasta por salir en la foto que se disputan el poder de la dirección del partido, escudándose en arreglos en lo oscurito, ¿con quien creen?.....con el TEPJF y con el INE, responsables de confeccionar un “traje a la medida” vía encuestas y encuestadoras amañadas para Mario Del-Varo.
Conocido el resultado de la “tercera encuesta” que no tiene caso mencionar y anteponiéndose a lo que se veía venir como “una transa anunciada”, el pasado jueves conversé con Porfirio Muñoz Ledo, para Sin Censura, Regeneración.com.mx TV, con agudeza premonitoria me dijo:
“¿Cuáles son las dos corrientes que hay y que encarnan en Morena? Una es la del dinero, eso es evidente. Se calcula que mi compañero Mario Delgado, un hombre no malo, pero bueno, no es él sino los que están detrás, ¿Pues quién pone 1,500 millones de pesos? Estas personas quieren comprar el poder y puede irse muy a la derecha”.
“Ahora, aparentemente el beneficiario es el Canciller, Marcelo, un hombre hábil, un hombre muy listo pero que siempre ha tenido muchísimo dinero. Él tira mucho a la relación con Trump, yo creo que ahora ya es una carga para él en este momento, pero ha tenido una política exterior muy claramente sometida a Trump, hay una línea escasamente nacionalista que está basada en las grandes fortunas, ese es un rumbo que la historia puede seguir, del neoliberalismo al neoladronismo”.
“El sistema de encuestas ¿Cómo lo armó el INE? Obligatoriamente tenía que cambiar cada vez que hubiera una encuesta a todas las encuestadoras, ha seguido con dos, las mismas y la que me favoreció claramente a mí esa la corrió. ¿Cuál es la supervisión que el INE tiene hacia esas encuestadoras? ¡Ninguna! Desde luego mandaron a volar a las normas de nuestro partido, si hubiéramos competido con las normas internas hubiera ganado en un Congreso dos a uno, el problema es que nos mandaron a una ruta desconocida y deliberadamente el INE no ha manejado bien el tema de las encuestas...estamos bajo protesta y se viene lo jurídico”.
“Haiga sido como haiga sido” - Calderón dixit - tal parece que Mario Delgado se entronizará como dirigente, paradójicamente, como ilegítimo y sin calidad moral ni política, - contradicciones de la necia realidad - del partido en el poder, que ganó la elección presidencial con la mayor legitimidad moral y política de la vida política contemporánea de nuestro país.
Y ya entrados en el diluvio político que viene, aquí en Oaxaca no cantamos nada mal el andariego. Decía hace varios años un gobernador que en Oaxaca “el índice de agostadero es como de veinte mil políticos por hectárea”. Yo creo que ya aumentó considerablemente. Por lo pronto ya hay quienes se subieron al helicóptero y se destaparon para el 2022, otros más sin hacerlo explícito buscan cómplices y promueven incondicionales para el 2021 pensando que ello les redituará una “base solida” para alcanzar la candidatura del partido en que militan.
Lo cierto es que están en su derecho. En política lo que no está prohibido está permitido. Ya habrá tiempo para entrarle al debate.
Por ahora, habiendo retomado este espacio de “A FONDO Y EN CONTRASTE” me propongo degustar un Jack Daniel’s e invocar la paradigmática consigna en domingo de Germán Dehesa: “Es viernes. Hoy toca”.
¡VOLVEREMOS A ABRAZARNOS!

Comments are closed.