Disputan Gobernación 2022 los grupos Oaxaca y México: Alfredo Martínez de Aguilar

no me veras

* Nuevamente resurge la permanente disputa que dura ya medio siglo entre los llamados grupos políticos Oaxaca y México hacia la Gobernación del Estado en 2022 quizás solo por dos años.
* El primer choque se libra en el Poder Judicial del Estado en la antesala de la madre de todas las batallas electorales, el próximo domingo 6 de junio, en las elecciones federales intermedias.

México y Oaxaca se pudrieron, partir del primer gobierno nacionalpopulista con Luis Echeverría Álvarez. Inició la destrucción la terrible equivocación del oaxaqueño renegado Gustavo Díaz Ordaz.

Desde la federación se promovió la división y enfrentamiento de los mexicanos. Se agudizaron artificialmente las contradicciones objetivas y subjetivas de la lucha de clases entre pobres y ricos.

Surgió de esta manera la permanente disputa que dura ya medio siglo entre los llamados grupos políticos Oaxaca y México, que nuevamente resurge hacia la Gobernación del Estado, en 2022.

El grupo Oaxaca está conformado por la vieja y nueva clase política que en los 70 apoyó al gobernador Manuel Zárate Aquino frente a los embates de la federación usando a los universitarios.

Al final traicionaron al profesor y licenciado al anteponer sus ambiciones de ayer y de hoy y la defensa de sus intereses personales, familiares y facciosos. Terminaron aliados con el grupo México.

Este último lo integran oaxaqueños que emigraron a la Ciudad de México, se formaron y crecieron  políticamente a la sombra de Luis Echeverría Álvarez y regresaron a Oaxaca a conquistar el poder.

En medio de la política pendular que caracteriza la disputa por el poder en México, uno y otro grupo han logrado detentar el poder total o parcial sexenalmente a lo largo de los últimos 50 años.

La sucesión adelantada, que formalmente iniciará en cuatro meses más, es decir, el próximo mes de septiembre, detona las ambiciones personales y grupales en víspera de los comicios del 6 de junio.

La primera escaramuza se libra en el Poder Judicial del Estado en la antesala de la madre de todas las batallas electorales, el próximo domingo 6 de junio, en las elecciones federales intermedias.

En este sentido, el rechazo, más que simple impugnación, al nombramiento de los Magistrados Abraham Isaac Soriano Reyes y Moisés Molina Reyes, tiene un claro objetivo político futurista.

La designación de ambos por parte del Gobernador Alejandro Murat Hinojosa en uso de sus facultades constitucionales revela la disputa en el Poder Judicial por la Gobernación en 2022.

Al mismo tiempo, pone de manifiesto los intereses en juego del grupo político gobernante y el del desplazado ex presidente del Tribunal Superior de Justicia del Estado, Alfredo Lagunas Rivera.

De ninguna manera se trata de un simple diferendo jurídico, sino de una abierta disputa por la candidatura a la Gobernación el próximo año. Forma parte de la nueva correlación de fuerzas.

En esta ocasión las elecciones federales concurrentes revisten singular importancia estratégica para Oaxaca y México todo. Por más exagerado que parezca está en juego la libertad o la dictadura.

Este escenario es alarmante. De mantener Morena la mayoría absoluta en la Cámara de Diputados federal Andrés Manuel López Obrador dará un golpe de estado vía reformas constitucionales.

En este sentido, acelerará el desmantelamiento del Estado de derecho y las instituciones nacionales, mediante la desaparición fundamentalmente de los órganos constitucionales autónomos.

Al igual que otros genios políticos perversos, López Obrador peca de cínico al engañar con la verdad. Anunció ya que enviará reformas constitucionales para desaparecer, sobre todo, al árbitro electoral.

Nada de extraño tiene en estas condiciones que, una vez más, impulse un movimiento nacional de rechazo a los resultados electorales bajo el pretexto que, otra vez, se cometió fraude en su contra.

Tampoco es de extrañar que ante la derrota López Obrador y Morena pretendan ensuciar y violentar la recta final del proceso electoral y ante todo la jornada electoral para buscar anular las elecciones.

Para lograrlo cuenta con los grupos de choque integrados por los Comités de Defensa de la 4T que en Oaxaca dirige Flavio Sosa Villavicencio y los activistas y milicianos de organizaciones radicales.

Al margen de los resultados electorales,  podemos adelantar que el grupo político del ex presidente del Tribunal Superior de Justicia del Estado, Alfredo Lagunas Rivera, sufrirá un segundo severo revés.

Y ocurrirá así por la simple y sencilla razón que no prosperará la impugnación contra el nombramiento de los magistrados Abraham Isaac Soriano Reyes y Moisés Molina Reyes.

El Juicio de Amparo interpuesto por dos Juezas participantes en el proceso, presuntamente afines al Magistrado Lagunas Rivera, será desechado por notoriamente improcedente, por el Tribunal Colegiado que conocerá del Recurso de Queja.

Este fue formulado por el Gobernador, vía el Consejero Jurídico, en contra de la concesión de la suspensión provisional del acto reclamado, recaído en el acuerdo del pasado 21 de mayo.

Jesús Valdivieso López encargado del Juzgado 11 de Distrito en funciones del titular, presuntamente vinculado a Lagunas Rivera, se extralimitó al carecer de facultades para otorgar la suspensión provisional del acto reclamado al tratarse de un hecho consumado.

alfredo_daguilar@hotmail.com

director@revista-mujeres.com

@efektoaguila

Comments are closed.